2/2/17

Refraction


Nos vendiste el paraíso y nos arrastraste al infierno.
No hay glamour en tus dominios. Hay vómito, laxantes, dolor de estómago, sangre en los nudillos. No hay paz, no hay control, solo caos y confusión. Hay la peor de las soledades, y frío y silencio y pesadillas. No hay perfección. Hay huesos débiles, manos temblorosas, pelo que se cae, uñas que se rompen. No hay belleza, hay ojeras, piel cortada, mirada hundida.
Así que no me engañes, no te canses. No vuelvo a un lugar en el que me faltarían los abrazos que he encontrado aquí. No vuelvo allí donde las mentiras robarían el lugar de la confianza. 
Contigo no hay vida, porque eres muerte.