10/8/16

El monstruo de encima de la cama


Y si te fuiste, si tanto deseé que te fueras, ¿por qué te echo de menos?
Si me rompiste, me desangraste, si fuiste mi fantasma y mi monstruo de encima de la cama. Si me robaste el sueño y tantas verdades que se convirtieron en silencios...

Pero todavía te pienso, todavía te siento, todavía me dueles. Todavía me despiertan el olor de tu piel y los espectros de las caricias que depositaste sobre mi cuerpo antaño.

Sabes, a veces tengo miedo de haberme convertido en ti. En destrucción, mentiras, veneno. En todo lo que más odiaban mis ojos cuando aún conservaban algo de inocencia. Antes de que mis manos ayudaran a demoler otras vidas.

A veces me despierto en mitad de la noche, perseguida por tus dedos o por esa mirada huidiza que siempre despierta los peores demonios. Y entiendo que mi mayor miedo no eres tú. Tampoco son tus brazos. No es la soledad, ni el dolor, no son los otros ojos, ni siquiera soy yo misma como cabría imaginar.

Mi mayor miedo, es no tener perdón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu huella :)