27/7/16

Desde mis ojos


Tú y tu media sonrisa, tu caminar cabizbaja. 
Tú y tus manos nerviosas, tu mirada esquiva.
Tú, y tu fachada de hielo.

Me gustaría tanto prestarte mis ojos... O solo un trocito de mi escasa experiencia. 
Tal vez sean solo las lecciones que dejan ciertas heridas, pero ayer me vi reflejada en tus ojos. Me vi con quince años, y también con siete. Me vi con mis mil máscaras y mis cien mil miedos, con todos mis complejos, mis fantasmas, mis cicatrices. 

Ojalá pudieras verte desde fuera, conocerte sin condiciones. Ojalá pudiera decirte que sé que detrás de esa imagen fría que tanto te empeñas en proyectar, se esconde un corazón ardiente. Que tus ojos casi apagados aún encierran una chispa radiante, que sé que si alimentas tus ganas de vivir, se derretirán todas tus barreras de hielo. 
Ojalá pudiera abrazarte tan fuerte que se te cayeran las máscaras y se te rompieran los miedos.

Tú, y tus silencios que dicen tanto. 
Tú y la fuerza que escondes bajo la piel.

Si me das la mano, si respiras hondo, si dejas que el Dios que tanto te quiere sea quien guíe tus pasos... Puedes salvarte. Podemos encontrar el camino. Podremos reír otra vez.

Tan solo regálate la oportunidad que mereces, y que tanto necesitas.