16/5/16

Día 347


De repente despiertas sin previo aviso, como el volcán que todos creían dormido. Te despiertas sacudiendo la calma, reavivando las cenizas, vomitando destrucción. Me quemas por dentro, pero tiemblo de frío. Extraño tus besos que solían calentarme en las noches más heladas, tus caricias que hacían respirar a mi piel. 
Pero no. Esta noche no invocaré a los ríos rojos, no abriré mis venas para ti, no habrá lágrimas ni cristales rotos. 
Ya no te necesito para respirar.

1 comentario:

  1. "Ya no te necesito para respirar"
    Profundo, increíble.
    Espero te guste mi blog como a mi me gusta el tuyo!! Saludos
    elmarenunatina.blogspot.com.ar

    ResponderEliminar

Deja tu huella :)