5/11/15

Patear al miedo


Me tuve miedo, más miedo del que nunca le tuve a nada. 
Tuve miedo de mis ojos, de mis manos y de mi reflejo. Tuve miedo de todas mis mentiras, de mis lágrimas, de mis heridas. Tuve miedo de morirme, de matarme, de convertirme en todo lo que más odiaba. Tuve miedo de perderme irremediablemente, de mi veneno, de los demonios que habitaban en mi silencio. Tuve miedo del dolor y de todo el daño que hice. Fui mi propia peor pesadilla.
Pero después de pasear cientos de veces por el borde del abismo, comprendí que se necesita mucho más valor para quedarse que para saltar. Y decidí quedarme y patear al miedo, abrazar la vida y ser mi mejor sueño. 
Hoy me gusta que mis ojos vean, que mis manos pinten, que mis dedos escriban. Hoy me gusta mi verdad aunque a ratos duela, y me gusta reírme, y estrenar cada mañana un nuevo día. Hoy me gusta caminar hacia lo que más deseo, me gusta encontrarme en las canciones, mandar a callar a los demonios y regalar abrazos de los que espantan al miedo.

3 comentarios:

  1. Fuera el miedo, y a ser la mejor versión de uno mismo :)

    ResponderEliminar
  2. Me identifique mucho con la entrada, el miedo a mi me paralizo y me quito oportunidades, pudo mas... me alegra leer las lineas finales, que hayas podido paterlo y abrazar la vida
    besos

    ResponderEliminar
  3. No lo podías haber descrito mejor, se necesita mucho más valor para quedarse que para saltar. Así que, sigue aferrándote a todo lo que te gusta de ti, porque siempre podrás reencontrarte cuando más te necesites.

    Un besito

    ResponderEliminar

Deja tu huella :)