4/10/15

Goodbye, almost lover.

Debí quererte un poco menos. Como para que no doliera, como para no dejar huella. Debí tener algo más de amor propio, como para no buscarte en las noches solitarias. Debí desconfiar de tan abundantes palabras y tan escasas respuestas. Debí sospechar de tus silencios y de tus miradas esquivas.
Debí huir. Pero elegí quedarme y seguirte a cualquier precio. Te elegí por encima de todo lo demás, elegí tu veneno antes que una insípida existencia. Elegí el dolor que suponía amarte antes que el vacío de no sentir absolutamente nada.  Elegí ser tu juguete antes que pensar por mí misma. Preferí morir en tus manos a sobrevivir sin un porqué.

Me hiciste daño, sí, pero no te culpo. Acepto mi parte de responsabilidad, la acepto y elijo perdonarnos. A ti por mentirme y a mí por creerte.

Y si aun no es demasiado tarde, elijo decirte adiós. Pero con una sonrisa, olvidando los rencores. No te odio. He decidido no volver a reprocharte las heridas, sino agradecerte las lecciones. 
Gracias por hacerme más fuerte, por convertirme en una luchadora. Gracias por ayudarme a descubrir lo que no soy ni quiero ser.  Gracias por enseñarme a no rendirme, por entrenar mi fuerza de voluntad, por demostrarme que soy capaz de conseguir lo que me proponga. Gracias por cruzar mi camino con el de todas esas maravillosas personas a las que de otra manera no habría conocido. Gracias también por hacerme ver qué es lo que me hace realmente feliz, por mostrarme quiénes eran mis verdaderos amigos, y por haberme dejado vivir
En definitiva, gracias por enseñarme, sin quererlo, a valorar todo lo que tengo. Tus golpes me derribaron, pero me levanté más fuerte.

Ya no soy otra princesa de tu corte. Hoy soy solo la dueña de mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu huella :)