12/10/14

Maybe life isn't for everyone



Dicen que la esperanza es lo último que se pierde, y a mí, últimamente, se me está apagando.
Me pregunto si estoy condenada a esto. A vivir contigo, a morir por ti. Tú me robas la vida. Cuando miro atrás, a estos once años que han pasado como un suspiro, me doy cuenta de que sólo he sido capaz de sentirme viva de verdad cuando me he alejado de ti. A tu lado solo puedo aspirar a sobrevivir. 
El problema es que el tiempo siempre acaba por volver a juntarnos. Y tenía que ser justo ahora. Justo cuando empezaba a ser feliz. Justo cuando le estaba perdiendo el miedo a soñar. Justo cuando tenía la luz tan cerca. Justo ahora que empezaba a amar a la vida.
Qué rápido se desvanece todo. La luz se convierte en cenizas, la esperanza en cristales rotos.
¿Por qué no puedo ser feliz? ¿Por qué me pongo yo misma todos los obstáculos? ¿Por qué todo regresa para arrastrarme al abismo, y por qué no logro evitarlo?
Pensar que un día, no hace tanto, te miré a los ojos y juré que no ibas a poder conmigo... Parece que, una vez más, me equivoqué.
Tal vez la vida no está hecha para todo el mundo.
Tal vez yo no estoy hecha para la vida.