19/8/14

But with the beast inside, there's nowhere we can hide


Tú, siempre tan seductora e irresistible. Audaz y manipuladora, tal como te conocí. Tú y tus viejas promesas, ya descoloridas de tanto repetirlas.
Yo, amante del peligro, siempre deseando caer en tus redes, dispuesta a probar de nuevo el fruto prohibido.
Te acercas a mi oído, susurrando palabras vacías con tu lengua viperina, y mi corazón se acelera cuando imagino tus colmillos desgarrando mis venas. Lo irónico es que, aunque me robes los días, jugar con la muerte me hace sentir viva.
Te odio, pero te busco, solo para luego huir de ti. Te quiero, pero me das miedo. Me da miedo quererte. Y me dueles, me dueles mucho, sin embargo te necesito.
Te extraño cuando te alejas, pero cuando estás cerca no respiro.
Nuestro tira y afloja de toda la vida, nuestro círculo vicioso, nuestras clásicas paradojas...
Tú y yo estamos hechas de incongruencias.

7 comentarios:

  1. Lo bueno es que cada vez tarda más tiempo en volver a seducirte y te deja tiempo suficiente entre medias para que te sientas libre y viva de verdad. Esta vez, tardará aún más, no lo dudes.

    ResponderEliminar
  2. Coincido con anonimo! que sea como una voz que seduce pero ya sabes que esta detras asi que puedes no hacerle caso.
    Creo que todos somos incongruentes de cierta forma, pero no es necesariamente malo. Espero que Alicia logre salir airosa de las trampas de la reina de corazones.
    besos

    ResponderEliminar
  3. Tienes razon en cada palabra. Te he dado un Premio Dardos en mi blog. Mañana subo la entrada con toda la info. UN beso :)

    www.wednesday19th.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Coincido también con Anónimo. Creo que llegará un momento en el que sepas como afrontarla y como vivir sin ella, sin esa necesidad, sin pensar que no eres nada si ella no está. Que no te engañe, es una trampa.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Y esas incongruencias os estallan en los tímpanos, pero aún así, necesitáis de vuestras guerras para seguir, ¿verdad? El riesgo, la manipulación. No sé si es una buena relación, pero intuyo que no es fácil deshacerse de ella. Así que, ¿qué camino escoger?
    Besitos

    Miss Carrousel

    ResponderEliminar
  6. La entrada me recuerda a alguien que conocí y luego mutó a algo con forma humana. Ese alguien se sabía, se conocía, como una incongruencia. No podemos dejar nada atrás, por no hay ningún atrás. Todo está en nosotros, cargamos nuestra mochila sin fondo día a día, noche a noche, solo podemos aprender a recorrer distancias con ella, a equilibrar el peso, y a dejarla de lado cuando se pueda, solo para tomar aire, recogerla, y seguir. En el momento en que entendemos eso, dejamos de sentir su peso. Y si, la señora esa, la de guadaña y capucha camina a uno de nuestros lados siempre, pero hay que ver a quien tenemos del otro lado. Se que a pesar de tu mochila, todavía puedes sonreír, al menos por el echo de ver esas cosas que nadie más ve... Btw, vino a mi mente una palabra de cierto argot o dialecto caída en desuso: Muakañam.

    ResponderEliminar
  7. Porque sacar de quicio también es otra forma de amar. Hacía tiempo que no me pasaba, seguimos en contacto.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar

Deja tu huella :)