7/5/14

I make my own destiny


Hace tiempo que no hablamos, Ana. Así, cara a cara, sin tapujos. Déjate de falsas sonrisas y mírame a los ojos. Nos conocemos desde hace ya suficiente tiempo como para tener que fingir. He visto más allá de tus máscaras, de tus mentiras, de tus apodos que te hacen sonar casi humana. He visto de cerca tu lado más real, más cruel, más retorcido. Conmigo ya puedes quitarte el disfraz de princesa, porque he conocido al demonio que se oculta detrás. 
Me costó años darme cuenta y me ha costado más aún admitirlo. Dicen que el amor es ciego, y sí, yo te amé. Te quise más que a nada y más que a nadie, lo dejé todo por ti. Te entregué todo cuanto era y todo cuanto tenía. Me cegaste. Creí que me habías destruido. Creí que no había otra salida. Creí que no había nada más que pudiera hacerme feliz. Qué equivocada estaba...
Hoy puedo decirte, finalmente, que te odio. Sin dudas ni remordimientos. Ya no te quiero en mi vida. Me daba miedo abandonarte, nunca me creí capaz de existir sin ti, sin embargo ya no me asustas. No me asusta dejarte ni enfrentarte. Y no hay nada que puedas decir que me haga cambiar de opinión. No tienes nada que ofrecerme que se acerque si quiera a lo que tengo ahora. La satisfacción de perder un kilo jamás podrá compararse a la felicidad de reír con todas mis ganas, a la libertad de decidir por mí misma, a la tranquilidad de no tener que fingir. Cada día camino más segura de por dónde piso. Cada paso me convence más de que avanzo en la dirección correcta. Cuanto más me alejo de ti, mejor me siento.
Sé que seguramente habrá momentos en los que vuelva a titubear, sé que es muy probable que dé algún paso en falso y tropiece más de una vez, pero algo ha cambiado: No seré yo quien te busque. Estoy decidida a huir de ti, y sé que algún día, tarde o temprano, me alejaré tanto que ya no puedas alcanzarme. 
Fuiste la peor de las pesadillas convertida en la peor de las realidades, pero he aprendido que de todo lo malo se puede extraer algo positivo. Y tú, a pesar de tanto dolor como me causaste, sin darte cuenta me hiciste más fuerte. No voy olvidar el daño que me hiciste. No podría aunque quisiera, me dejaste llena de cicatrices que esconden lecciones. Así que te advierto que no voy a perderte de vista. No voy a bajar la guardia, voy a estar pendiente de ti y de tus jugarretas. Pienso luchar sin descanso, ya no solo por mí, si no algún día también por otras de tus víctimas. 
Ya no me controlas. Hoy, yo creo mi propio destino.

6 comentarios:

  1. Estimada Abi:
    Estoy muy orgullosa de vos y de tu cambio, sin embargo considero que no es buena idea odiar a nadie ni a nada. El odio nunca lleva a nada bueno. SI bien nuestra molestosa "Ana" nos ha hecho mucho daño, como dijiste, también hubo mucho que aprender gracias a ella, y no te podés imaginar la cantidad de cosas positivas que va a traer en tu futuro cuando ya la hayas dejado atrás. Haber vivido lo que vos y yo vivimos, capaz vos más que yo (siendo que yo viví más fuerte otras cosas y no esa, porque me rescaté bastante rápido del trastorno), nos abre puertas a ver el mundo de otra forma. A verlo distinto, a verlo como un desafío a superar, pero con el cual podemos disfrutar y no sufrir por él. A entenderlo como la posibilidad de vivir cosas maravillosas a pesar de estar transitando cosas negativas. Podemos comprender el mundo de aquellos que lo viven, lo vivieron o lo vivirán, podemos interactuar, podemos prevenir, podemos ayudar... y eso eso es lo más hermoso de todo: sentirnos aptas y capaces de lograr un cambio en un otro, y que ese otro algún día nos lo reconozca y nos sonria a cambio. Ana te hizo tu pasado imposible... pero está dejando en tu futuro un montón de cosas divinas, y un montón de aprendizajes que tenés que valorar. Ana te hizo quien sos hoy: fuerte, valiente, compañera, luchadora. Capaz, antes que odiarla, te conviene pensarla así. Ella te preparó para que puedas vivir mejor lo que se viene. Dependía de vos si rendirte o luchar, y decidiste luchar, y esa es la mayor de las glorias para ella, haberte hecho entender que nada te puede derrumbar.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus palabras linda :)
    La odio en el sentido de que ya no la quiero en mi vida ni quiero saber nada más de ella, no en el sentido de odio destructivo o rencoroso. Por eso digo que de todo lo malo puede salir algo bueno, y es con eso con lo que me quedo. He aprendido mucho y sin duda hoy soy quien soy y estoy donde estoy en gran parte gracias a eso.
    De todas formas, no quise decir "Ana me hace fuerte" porque sonaba muy "pro" xD La verdad es que no pienso que la enfermedad en sí me haya hecho más fuerte, sino la lucha contra ella. Como siempre en la vida el poder de elegir cómo reaccionar lo tenemos nosotros sin importar las circunstancias... Y creo que no podríamos haber elegido mejor jeje. Ya sabes que yo también estoy muy orgullosa de ti y que de mayor quiero ser como tú. Te quiero mucho cielo!!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta tu carta.
    Y me encanta asistir a tus cambios, a tu lucha y a tus triunfos.
    Eres todo un ejemplo. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  4. Actitud de cambio y de lucha..sin duda es por lo q la gente t admira y le serviras de ejemplo..no por quedarte dentada de brazos cruzados y nunca acer nada..pero lo q es mas importante es q todo esto es bueno para ti..aunq hayas llorado,sufrido,tirado la toalla pero t volviste a levantar y eso para mi chapo..me quito el sombrero..gracias por existir y darnos una inyeccion de superacion y de lucha cada dia..mil gracias x todo lo q haces por mi..

    ResponderEliminar
  5. Aun recuerdo la primera vez que dije te odio Ana y escribi algo en el fondo parecido aunque con otras palabras, es el primer paso querer alejarse de eso y reconocer lo negativo pero al final cuando ya te falta poco te das cuenta de todo lo que aprendiste con esa experiencia como decia el primero comentario
    suerte nena sigue bien
    besos

    ResponderEliminar
  6. Desde que lei tu titubeante comienzo, cuando te estirabas tratando le alejarte de ella, pense lo que casi al final has escrito... porque nuestras lecciones superadas pueden ser la tabla salvavidas para quien en nuestro camino se ahogue en las mismas aguas, que no creo haya cosa mas gratificante que ayudar de alguna manera a alguien que lo necesita mucho, que estas haciendo de ti un refugio, una luz, la esperanza... me alegra como siempre leer lo que escribes, es como llenarse nuevamente, es como pasar la mano sobre agua fresca que luego deslizare por mi cara sofocada... es que gustarme es poco a mi me encanta lo que escribes... :)

    ResponderEliminar

Deja tu huella :)