29/1/14


He intentado odiarte, ¿sabes? Lo he intentado con todas mis fuerzas. Me he dejado la piel tratando de odiarte. Es más, creo que lo conseguí. Te he guardado rencor durante años, aún a sabiendas de que solo me perjudicaba.
Pero hace tiempo que me di cuenta de que en realidad no es a ti a quien odio. No es a ti a quien no puedo perdonar. Es a mí misma. Yo soy la responsable, siempre lo fui y nada podrá cambiar ese hecho. No sé si sabes cuánto duele vivir sabiendo lo que hiciste mal, tener que cargar con esa maldita culpa cada minuto de tu existencia. Y que no pase un día sin que lo recuerdes, sin que te detestes, sin que te odies mucho más de lo que ningún otro ser humano podría odiarte.
No sé si sabes cómo duele el que otros te quieran, simplemente porque no saben la clase de monstruo que eres en realidad...

3 comentarios:

  1. que pasa nena? te lei mejor en la anterior entrada, la verdadera recuperacion consiste en no odiarte, en aceptarte como eres sin juzgarte, tratando de mejor lo que puedas y quieras y apreciar lo bueno que seguro es mucho
    animo, un abrazo

    ResponderEliminar
  2. No se si sabes lo que duele intentar quererte cuando crees que eres un monstruo en realidad... de adultos podemos creer que somos y fuimos monstruos pero, ¿crees que la niña que fuiste era un monstruo? y, si es así (yo a veces creo que si) ¿crees que era un monstruo por decisión propia o por lo que había, veía, sentía y callaba a su alrededor?

    Yo todavía no tengo la respuesta pero creo que es importante hacer la pregunta antes de tomar una decisión emocional como odiarte.

    ResponderEliminar

Deja tu huella :)