24/8/13

Cuidado con lo que deseas, Alicia...


Alicia solía decir que quería ser un trozo de piedra, sin corazón ni sentimientos. Y ya hace tiempo que no ríe ni llora, no ama ni odia, no sueña ni sufre. Ahora busca desesperadamente algo que le indique que sigue viva. 
Algunos dicen que sólo quiere llamar la atención. Pero lo cierto es que quiere sentir, sentir cualquier cosa, aunque sea dolor. Por eso se pasa la vida tentando a la muerte. Le encanta caminar por el borde de los precipicios. Se asoma al vacío pero no se atreve a saltar. Llena sus pulmones de humo tóxico que deja salir lentamente. Se queda hipnotizada viendo su propia sangre correr por sus brazos, pero nunca dejará brotar la suficiente como para desaparecer. Intenta averiguar cuál es el máximo número de pastillas que su corazón puede soportar sin dejar de latir. Se pasea por las vías del tren y echa a correr cuando éste se acerca. Deambula sola por calles peligrosas a altas horas de la noche, sabiendo que algún día no lo contará. Juega con fuego esperando no quemarse. Baila con la muerte suponiendo que ésta no le pisará los pies.
Y no es que quiera morir, no; lo que ocurre es que Alicia sólo sabe sentirse viva cuando se encuentra cara a cara con la muerte.

¡Hola criaturillas de los bosques! Hace varios años que escribí esto, y la semana pasada me sorprendió leer una entrada muy similar de una bloguera que ahora no logro encontrar... El caso es que al leerlo me quedé pensando y ¡uff! ¡menudo cambio he dado! Me pasé tanto tiempo encerrada en una cárcel que yo misma había construido, que hasta se me olvidó sentir. Y buscaba la salida jugando con la muerte, porque era la única forma que tenía de sentirme viva. 
Ahora sé que no es así. Me han enseñado a sentir de nuevo, he aprendido que hay otra manera de escapar de esa cárcel. Y sobre todo, he comprobado que vale la pena :) 
Y ya está, no me voy a poner cursi porque últimamente mis entradas son un pastelazo jaja... Pero es que no puedo evitarlo, estoy en un punto de mi vida muuuuy feliz y me encanta ^-^
¡¡Buen finde para todos!!

PD: ¿Qué os parece el nuevo logo del blog? ¿Os gusta?

16/8/13

Amar la vida


Pensar.
Pensar que hace solo dos años vivía en un laberinto del que no creía poder escapar. Pensar que entonces todo parecía negro, que no vislumbraba ninguna salida que no fuera la muerte. Pensar que hoy me han quitado la venda de los ojos y soy capaz de ver la vida de colores.
Mirar.
Mirar hacia atrás y percibir los cambios acontecidos. Ver las huellas que he dejado a lo largo del camino, los baches superados y los obstáculos vencidos. Mirar a ambos lados y descubrir las manos tendidas de aquellas personas que me acompañan en este viaje. Mirar hacia adelante y divisar la luz, cada día más cerca.
Sentir.
Sentir el calor de esa luz sobre mi piel y saber que pronto seré capaz de alcanzarla. Sentir que es real. Sentir que mi corazón late con más fuerzas a cada paso, que se llena de ganas de vivir. Sentir que no puedo contener la sonrisa, ni quiero hacerlo. Sentir que he vuelto a sentir, que he vuelto a vivir.
Soñar.
Soñar con todo lo que antes no me atrevía siquiera a imaginar. Soñar con una vida nueva. Soñar con el objetivo de hacer esos sueños realidad. 
Confiar.
Confiar en que voy a poder. Confiar, pero no hacerlo ciegamente, sino porque ahora tengo motivos para creer. Confiar en las personas que me guían. Confiar en mí.
Luchar.
Luchar por aquello que tanto deseo. Luchar sin tregua para alcanzar una meta. Luchar sabiendo que no estoy sola en esta guerra.
Entender.
Entender que un error no significa fracaso absoluto. Entender que en la vida no todo es blanco o negro. Entender que la idea no es no caer nunca, sino levantarse tras cada caída y aprender de cada fallo. 
Vivir.
Vivir y no conformarse con existir. Vivir haciendo que cada segundo cuente. Vivir intensamente. 
Amar.
Amar la vida. Amar a los que me rodean. Y poco a poco, ir aprendiendo a amarme a mí misma.


Gracias a todos los que, de una u otra forma, me habéis ayudado a llegar hasta aquí.
Y gracias en particular a Adaner por hacer posible este sueño y por regalarme tantísimos buenos momentos como los de esta última semana. Gracias, de corazón.

2/8/13

And all these little things


Por esos instantes que nos dejan sin respiración.
Por esos recuerdos que nos ponen la carne de gallina.
Por esos abrazos en los que, sin querer, se nos cierran los ojos.
Por esas miradas cómplices.
Por esos silencios que lo dicen todo.
Por esas palabras que nos dan escalofríos.
Por esas sonrisas que iluminan nuestros ojos.
Por las lágrimas de hoy que mañana serán lecciones.
Por esas canciones llenas de recuerdos.
Por esos ataques de risa que acaban haciéndonos llorar.
Por esos besos que acarician el alma.
Por esas voces que nos llenan de paz.
Por los momentos que nos quedan por vivir...

Gracias