17/7/13

There's a spark in you

Tus pulmones están llenos de aire. La sangre fluye por tus venas, y si te llevas una mano al pecho notas ese "bum-bum" que demuestra que sigues viva. Sin embargo, ahí donde se suponía que debía haber un corazón lleno de vida, no hay absolutamente nada. Nada más que un vacío insondable que te hiela por dentro.
Vas desgastándote poco a poco, te conviertes en frío y oscuridad, en silencio y sombra. Te pierdes en un purgatorio donde lo real se mezcla con lo irreal y ni siquiera sabes a qué mundo perteneces. Un purgatorio que puede ser más insoportable que el peor de los infiernos. Porque en el infierno hay dolor, hay sufrimiento. En el infierno gritas, lloras, te retuerces... En definitiva, sientes.
Pero en la nada no. No sientes ni padeces, ni bueno ni malo. Pierdes todos tus sueños, tus metas, tus esperanzas, tus miedos, tus ambiciones. ¿Y qué sentido puede tener una existencia así? Si no sientes, no vives, por mucho que tu frecuencia cardíaca diga lo contrario. No eres más que un cuerpo vacío en busca de un alma perdida.

No obstante, puede que aún quede una chispa de vida resistiéndose a extinguirse entre las cenizas de tu propio funeral. Puede que logre iluminarte el camino, y que todavía no sea demasiado tarde para volver.
Inténtalo... No tienes nada más que perder.

3 comentarios:

  1. Sentir en el sentido de divertirse o aunque sea sonreír es algo muy importante para todos hoy en día. Un beso cielo! Pásate por favor!

    ResponderEliminar
  2. Hermoso, he de reconocer que yo también me he sentido así. Viva, pero muerta a la vez.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Tal vez no es que no sientes, es que te anestesias, tienes tanto miedo a sufrir o ser feliz que decides no sentir.
    besos

    ResponderEliminar

Deja tu huella :)