27/7/13

89 grados, 15 minutos y 50,8 segundos


Esta es la actual posición de la estrella Polar, la estrella del Norte.
Vista desde otro planeta sólo es una más entre otras muchas, pero para la Tierra tiene una importancia indiscutible. Fija en su lugar, un ancla. No importa dónde estés en el hemisferio norte, si miras a la estrella Polar, miras al Norte. Sabes dónde estás.
Pero hay otras formas de perderse. En las elecciones que tomamos, en acontecimientos que nos abruman, incluso en el interior de nuestra mente. Entonces, ¿qué puede servir de ancla? ¿A qué faro podemos dirigirnos para que nos guíe desde la oscuridad a la luz? ¿Y si se tratara de otras personas? Vidas que tocan a la nuestra de forma importante o insignificante. Porque a diferencia de la estrella Polar, la luz que ellos proyectan nunca se desvanece.
-Touch, voz en off

20/7/13

Caerse mil veces y levantarse de nuevo. En eso consiste la vida.



Vale, sí, he tropezado, pero ¿y qué? ¿Ahora qué? 
No puedo darme el lujo de pensar en negativo. No después de lo que me ha costado llegar hasta aquí. Un bajón no tiene por qué ser una recaída si yo no lo permito. De hecho puede convertirse en un empujón para llegar más lejos la próxima vez. Siempre queda la opción de levantarse y seguir adelante... siempre.
Lo que está claro es que si quiero seguir adelante tengo que moverme y hacer algo. Eso de quedarme esperando a que las cosas se arreglen solas ya no va conmigo. Y sé que cuanto más tiempo deje pasar, más me costará remontar. Así que no voy a darle más vueltas a las ideas pesimistas, no voy a escuchar al duende. No voy a sentarme a esperar que una solución milagrosa me caiga del cielo por arte de magia. No puedo permitir que me arrastre porque ya sé a dónde lleva ese camino, a un vórtice infinito de autodestrucción. No quiero volver ahí por nada del mundo. Ahí dentro sólo hay muerte.
Yo busco la vida, y la vida está aquí fuera.

17/7/13

There's a spark in you

Tus pulmones están llenos de aire. La sangre fluye por tus venas, y si te llevas una mano al pecho notas ese "bum-bum" que demuestra que sigues viva. Sin embargo, ahí donde se suponía que debía haber un corazón lleno de vida, no hay absolutamente nada. Nada más que un vacío insondable que te hiela por dentro.
Vas desgastándote poco a poco, te conviertes en frío y oscuridad, en silencio y sombra. Te pierdes en un purgatorio donde lo real se mezcla con lo irreal y ni siquiera sabes a qué mundo perteneces. Un purgatorio que puede ser más insoportable que el peor de los infiernos. Porque en el infierno hay dolor, hay sufrimiento. En el infierno gritas, lloras, te retuerces... En definitiva, sientes.
Pero en la nada no. No sientes ni padeces, ni bueno ni malo. Pierdes todos tus sueños, tus metas, tus esperanzas, tus miedos, tus ambiciones. ¿Y qué sentido puede tener una existencia así? Si no sientes, no vives, por mucho que tu frecuencia cardíaca diga lo contrario. No eres más que un cuerpo vacío en busca de un alma perdida.

No obstante, puede que aún quede una chispa de vida resistiéndose a extinguirse entre las cenizas de tu propio funeral. Puede que logre iluminarte el camino, y que todavía no sea demasiado tarde para volver.
Inténtalo... No tienes nada más que perder.

8/7/13

If you only walk long enough


Minino de Cheshire dijo Alicia tímidamente, pues no estaba del todo segura de si le gustaría ser llamado así; pero el Gato no hizo más que ensanchar su sonrisa, por lo que Alicia decidió que sí le gustaba. Minino de Cheshire, ¿podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?
Eso depende en gran parte del sitio al que quieras llegar respondió el Gato.
No me preocupa mucho dónde... dijo Alicia.
Entonces, tampoco importa mucho el camino que tomes dijo el Gato.
...siempre que llegue a alguna parte añadió Alicia como explicación.
¡Oh, llegarás a alguna parte, puedes estar segura aseguró el Gato, siempre que camines lo suficiente!