20/5/13

Una vez que te has metido en este mundo, ya no hay caminos fáciles. Todo se complica. Tanto seguir enferma como luchar por salir. Todo cansa, todo duele, y es inexplicablemente complicado decidir en qué bando quieres pelear.
Aún cuando parece ser la decisión más simple del universo, no lo es ni de lejos. Te enfrentas al más peligroso de los enemigos: te enfrentas a ti misma. Sí, quieres salvarte, pero al mismo tiempo no dejas de autoengañarte, de ponerte la zancadilla una y otra vez... Y a la hora de levantarte descubres que el final de tu historia sólo está en tus manos.


Si tengo que ser sincera hoy no me apetece estar bien. Necesito un abrazo pero no quiero que nadie me toque. Necesito hablar pero no sé ni qué decir. Necesito llorar pero no puedo, no tengo lágrimas. Tengo un nudo en el estómago que me roba las fuerzas.
De todas formas, sé que no puedo darme el lujo de quedarme lamentándome con los brazos cruzados. No; porque entonces me vendré abajo otra vez y eso ya no va conmigo. Ya no soy esa Lucy que se quejaba sin hacer nada por cambiar las cosas.
Sé también que no soy la única que lo está pasando mal, y lo último que quiero es ser una carga más. Esta vez me toca a mí ser fuerte por los demás y estar ahí para ellos.
Quizás así encuentre la fuerza que me mantenga en pie a mí también.

3 comentarios:

  1. Tu manera de pensar es preciosa.. Desde luego, hay veces, que a pesar de estarlo pasando mal siempre intentamos mostrar nuestra mejor sonrisa.
    Besos grandes :3

    ResponderEliminar
  2. Te mando un abrazo enorme a la distancia, en esos dias dificiles tu fuerza, tus ganas de luchar son lo unico que queda
    besos, dont give up

    ResponderEliminar
  3. se vale estar mal,a veces todo se junta o simplemente las fuerzas flaquean es normal,tampoco estoi en mi mejor momento mas sin embargo se q solo io me puedo ayudar,i de personas como vos es q tomo fuerza,la comparto con vos se q puedes siempre lo has hecho,animosss!

    ResponderEliminar

Deja tu huella :)