18/2/13

La perfección existe

La perfección es un abrazo de esos que hacen tocar el cielo.
Es tumbarme sobre la hierba a mirar las estrellas en una noche de verano. Es hacer una guerra de bolas de nieve. Es caminar bajo la lluvia y dejar que ésta me moje la cara. Es mirar el fuego de la chimenea. Es llorar de la risa. Es el olor a café en una mañana fría.
Es pringarme todos los dedos de pinturas de colores. Es escuchar música con los ojos cerrados. 
Es taparme con muchas mantas en una noche de invierno, y es dormir hasta tarde un domingo lluvioso. Es hacer sonreír a alguien. Cantar a gritos y dejarme la voz en un concierto. Es reírme a carcajadas hasta sentir agujetas en la barriga.
La perfección es que un bebé me estire los brazos para que lo coja, son las risas de mis primos pequeños, y sus juegos y sus peleas. Es pisar un montón de hojas secas, son los almendros en flor, es la primera nevada de cada invierno y es recoger caracolas en la playa. 
Es ver una luz verde al lado de su nombre en Facebook y quedarnos chateando hasta las tantas de la madrugada. La perfección es jugar con mi perrita. Es cruzar la mirada con una amiga y saber lo que estamos pensando sin necesidad de palabras. Son esos pequeños detalles que hacen que la vida valga la pena, esos que tantas veces se nos olvida agradecer. 
La perfección eres tú, con todas y cada una de tus imperfecciones que te hacen inigualable. Son los ataques de risa de mi padre. Es la voz de mi madre cuando canta distraída mientras cocina. Son las historias de mi abuela. Son las locuras de Miriam, los despistes de Abi, las frikadas de Roci, la sonrisa de Meli, el arte de Rebe, la risa de Juli, los chistes de Pilar, los abrazos de Lour, la alegría de Piper... La perfección es tener la seguridad de que esas personas que han llegado a mi vida, ya nunca se irán.