24/7/12



"Ser feliz es sentir la seguridad de estar en el camino correcto."
Jorge Bucay

13/7/12

Borra todos los "no puedo"


-Hoy solo me apetece volver a lo de antes. A los ayunos, a las carreras, a correr por las mañanas hasta quedarme sin aliento... regresar a los brazos de Ana, recuperar el control.

-¿Control?¿Qué control? Si esa tal Ana no es más que un demonio que juega contigo a su antojo. Decide y piensa por ti, y encima nada bueno. Tú no eres más que un títere en sus peligrosas manos.

-Puede, pero al menos me daba una razón para levantarme cada mañana. Bajar otro kilo representaba un reto, una meta que alcanzar, una forma de demostrarme de lo que era capaz. Y se me daba bien. Se me daba jodidamente bien mentir, esconder comida, pasar días sin comer. Me hacía sentir viva.

-No es que se te diera bien. Es que te estaba matando, y dejarse morir es siempre más fácil que luchar. Además, ahora también tienes metas, y muchas. Tienes pautas que seguir y retos que superar. Y el simple hecho de salir de todo esto y volver a ser la que eras antes, es la motivación más grande que puedes tener. Si lo logras, sabrás que puedes con cualquier cosa. Eso sí es sentirse viva.

-Pero es que dudo que pueda conseguirlo. No es la primera vez que lo intento.

-Ya, pero sinceramente: ¿alguna vez lo has intentado de verdad? Con todo tu empeño y dando el 100%. Es más, ¿alguna vez habías querido cambiar? Nunca antes. Esta es la primera vez que estás segura de lo que haces, y por eso sé que será diferente.

-Todavía hay una parte de mí que no quiere desprenderse de todo esto. Y es muy fuerte. No puedo ignorarla.

-Primero: Borra todos los "no puedo" de tu vocabulario y de tu cabeza.
Segundo: Llevas ocho años escuchando a esa parte de ti, y no te ha traído nada bueno. ¿No crees que va siendo hora de hacerle caso a la otra voz? Deja que grite cada vez más alto, hasta que ni siquiera puedas escuhar a tu lado oscuro. Hasta que se canse, y deje de intentar hacerse oír. Date una oportunidad, valdrá la pena.

8/7/12

Be the change you want to see

No quiero ser la chica que miente.
No quiero ser la chica que manipula.
No quiero ser la chica que deja de comer.
No quiero ser la chica que se autodestruye.
No quiero ser la chica que se rinde sin intentarlo.
No quiero ser la chica que se sienta a autocompadecerse.
No quiero ser la chica que siempre se esconde de los espejos.
No quiero ser la chica que llora cada noche hasta quedarse dormida.
No quiero ser la chica que se queda en casa escondiéndose de todo el mundo.
Quiero ser la chica que tiene claro su objetivo y no deja que nada la aparte del camino.
Quiero ser la chica que se levanta tras cada caída y vuelve a la batalla.
Quiero ser la chica que se aferra a la esperanza y no se suelta.
Quiero ser la chica que se come el mundo, y no la cabeza.
Quiero ser la chica que se atreve a tomar decisiones.
Quiero ser la chica que se enfrenta a los miedos.
Quiero ser la chica que lucha por sus sueños.
Quiero ser la chica que se ríe de sí misma.
Quiero ser la chica que valora su vida.

Lo he tenido todo el tiempo delante mía y no he sabido verlo. O se me ha olvidado mirar. Pero esto es lo que quiero ser, así que sólo tengo un camino. No puedo permitirle que me siga quitando mi vida. Y no voy a hacerlo. Gracias por recordármelo, criaturillas de los bosques :)
PD: ¿Os pasáis por Los Garabatos de Lucy?

7/7/12

Where do we go now?


¿Dónde está esa Lucy de hace un año, con esperanza, con miedos pero con ganas de luchar, con una cucharada de dudas y dos de determinación? La necesito, necesito que vuelva. Necesito su seguridad, su fuerza de voluntad y su confianza. Tengo que encontrarla antes de que mi otro yo vuelva a ganarme. Ese monstruo al que llaman Ana... no quiere dejarme en paz. Siempre está al acecho, y yo caigo en sus trampas una y otra vez. Sigo siendo tan cobarde como siempre, pero ahora estoy más sola que nunca. 
Tengo miedo. He vuelto a darle la espalda a aquello que me asusta, como si evitándolo o ignorándolo fuera a desaparecer. Sé que no es así, que solo crecerá más y más, y me acabará devorando de dentro hacia afuera. Y no puedo pasarme la vida huyendo. Puedo huir de un lugar, de un momento, de una persona, de un recuerdo, puedo huir de todo lo demás, pero nunca podré huir de mí misma. Tendré que cargar conmigo hasta el último minuto de mi vida. Y eso, es lo único que está en mi mano cambiar. O al menos eso pensaba. Tal vez mi error fue creer que las cosas podrían mejorar algún día. Quizás me engañé a mí misma diciéndome que podía cambiar, que podía vivir sin ella, que podía volver a ser yo. ¿Y si me equivocaba? ¿Y si esto es lo único que soy? Después de todo, siempre vuelvo al mismo punto. He dado tantas vueltas por el mismo camino que ya me lo sé de memoria. Lo que no sé, es si algún día acabará de verdad.
Cuanto más pienso, más me enredo. No sé hasta qué punto debo seguir intentándolo, cuándo el esfuerzo deja de tener sentido, o en qué momento se supone que lo mejor es tirar la toalla y aceptar que nada va a cambiar.
Solo sé que las oportunidades se agotan, y puede que ya haya gastado las que me correspondían para esta vida.