28/4/12

Niña


Quisiera volver a ser
La misma niña inocente que fui ayer.
La que jugaba y reía
Sin pensar en nada más,
La que soñaba despierta,
Sin miedo a la oscuridad.
La que creía en las hadas
Y esperaba un príncipe azul,
La que el sabor de las lágrimas
No había probado aún...
Quisiera ser esa niña,
La que fui en el pasado;
La niña que no sufría
Porque tú no habías llegado.

23/4/12

Follow the white rabbit.

Loca de curiosidad, se puso a correr tras el conejo por la pradera y llegó justo a tiempo para ver cómo se precipitaba en una madriguera que se abría al pie del seto.
Al instante, sólo un momento después, Alicia se metía también en la madriguera, sin pararse a pensar cómo iba a arreglárselas para salir de allí. [...] De inmediato, se encontró cayendo por lo que parecía ser un pozo muy hondo.[...]
"¡Qué valiente van a considerarme todos! ¡Yo nunca lloraría, ni siquiera si me cayera del tejado!" [...]
Abajo, abajo, abajo. ¿No dejaría nunca de caer? [...]
Cuando de pronto, ¡cataplum!, cayó sobre un montón de ramas y hojas secas. La caída había terminado.[...]
Pero, Dios mío -exclamó Alicia, hecha un mar de lágrimas-, ¡cómo me gustaría que asomaran de verdad sus cabezas por el pozo! ¡Estoy tan harta de estar aquí abajo yo sola!
-Lewis Carroll, Alicia en el País de las Maravillas.

Estoy un poco perdida, lo sé. Lo siento, tampoco es que esté en mi mejor momento a decir verdad.
No es que me haya rendido, ni que esté pensando en ello, no os asustéis. Confieso que hay días en los que la idea de abandonar me tienta, pero de momento ganan mis ganas. Como dice Alicia, estoy harta de estar aquí abajo yo sola. Pero si quiero subir, sólo depende de mí.
Gracias a todos por seguir ahí. Se os quiere!!

16/4/12

Your smile is your best weapon

¿No te das cuenta de dónde estás? Estás exactamente en el mismo punto en el que te encontrabas hace un año. Tambaleándote al borde del precipicio, tentando a la suerte, con un pie sobre el abismo. Justificándote y escondiéndote, buscando excusas para volver al camino fácil. Te encierras y te repites que todo te sale mal y luego te empeñas en que así sea. Y no ves que mientras sigas demostrando esa actitud, nada va a cambiar.

No cierres los ojos a la realidad. 
No te entregues a aquello de lo que quieres huir.
No le des la espalda a la vida.
No sigas dándole vueltas a lo que hiciste ayer, ni preocupándote tanto por lo que harás mañana, porque al fin y al cabo lo único que tienes seguro es el presente. El aquí y el ahora. Es lo único que puedes cambiar, por lo que puedes luchar.
Así que despierta ya, hoy, ahora mismo, y vuelve a tu lucha. Poco a poco y paso a paso, como siempre. Pero no lo dejes estar.

Wooo 333 seguidores! ¡Tres treses! Mola :) Ahora quiero duplicar el número jaja.
PD: mi otro blog todavía va por 31, ¿se apunta alguien? http://losgarabatosdelucy.blogspot.com.es/
PD2: un buen amigo acaba de empezar un blog también, me gustaría que pasarais. Es un tanto rarito el pobre... Siendo claros, está como una cabra. Pero ya lo decía el Sombrerero: las mejores personas lo están. http://farol-en-mano.blogspot.com.ar/
Gracias a todos, una vez más. ¡Se os quiere!

13/4/12

Los sueños sólo se rompen si no hay nadie que luche por ellos.


Nunca es tarde para rescatarlos del cajón del olvido y evitar que se sigan oxidando. 


Por cierto, muchas gracias a los que dejasteis comentarios en el blog de Megara, se aprecia el detallazo ;) Buen finde!! 

10/4/12

¡Deja de perder el tiempo!



¿No ves que la vida se te va de las manos?


¡Hola duendecillos! ¿Cómo va eso? Ya sois 330 seguidores, ¿os lo podéis creer? Y los mejores del mundo mundial, además :)
Solo quiero deciros otra vez lo de siempre, mil gracias por toooodo ese apoyo que me mostráis en cada comentario, aunque parezca una tontería siempre me sacáis una sonrisa y eso se agradece mucho!!
Cambiando de tema, paseando por el ciberespacio me he encontrado con esta tal Megara que me ha cogido algunos textos del blog sin permiso y los ha publicado en el suyo. Sé que a algunos ya os había pasado, así que entenderéis que me sienta un poco bastante frustrada, decepcionada o lo que sea. Lo único que pido es que si alguien quiere copiar algún texto mío me lo pregunte primero, o como mínimo tenga el detalle de decir que la entrada original es mía...
En fin, espero que Megara no deje las cosas así porque sinceramente me parece injusto y un poco patético plagiar entradas de otra gente como si fueran propias para suplir la falta de originalidad. Mientras tanto, me lo tomaré como que le gusta mucho lo que escribo y por eso lo copia jaja.

Entradas originales:

Entradas plagiadas:


Bueno amores, os dejo. Gracias otra vez por estar ahí, voy un poco atrasada en responder comentarios pero intentaré ponerme al día con vuestros blogs esta semana. 
Besos para todos!!

9/4/12

¿Y quién te ha preguntado?

"Es que tus padres te hicieron con pocas ganas, jaja. Tú fuiste el borrador y luego a tu hermana la pasaron a limpio."


Es increíble cómo un comentario tan estúpido puede hacerme tanto daño. Os juro que cada vez que alguien opina algo sobre mi cuerpo, me entran unas ganas horribles de salir corriendo y echarme a llorar, de mandarlo todo a la mierda, y volver atrás en el tiempo a pesar lo que pesaba hace unos pocos meses.
Ninguna persona "normal" se pasa casi dos horas de reloj llorando porque le digan que está un poco más gorda que su hermana. Pero ya se sabe que yo soy cualquier cosa menos normal, y tres días después esas palabras siguen haciendo eco en mi cabeza.

Simplemente no puedo evitarlo.

8/4/12

It's hard to dance with a devil on your back

¿Y ahora qué? ¿Qué se supone que haces cuando ya lo has intentado todo, y resulta que todo no es suficiente?


Tengo miedo de quedarme en el camino. De que se me acaben las fuerzas, o las ganas, o yo que sé. Tengo miedo de que me gane mi lado malo, de que me arrastre otra vez a ese infierno. Porque ya lo está haciendo. Está tirando de mí, y no logro frenarlo. 
No sé qué cojones estoy haciendo mal. Que alguien me explique cómo he llegado otra vez hasta este punto. Vuelvo a caer y me preocupa seguir cayendo, porque aquí no hay límites marcados. Siempre se puede caer más bajo, y yo no soportaría caer más bajo que la última vez. 
La luz está cada vez más lejos...¿Y si se apaga por completo? No quiero sumirme de nuevo en la oscuridad. ¿Y si se agota el tiempo? ¿Y si esta es mi última oportunidad, y la estoy perdiendo? ¿Y si no lo consigo?
No sé qué hacer, ya no lo sé. Sólo sé que rendirme no es opción, que esa palabra ya no forma parte de mi vocabulario. Que tengo una promesa que cumplir, y por esa razón, mientras me queden fuerzas, seguiré intentándolo, tenga o no sentido.

6/4/12

Just in case

A veces es necesario aprender a dejar ir el pasado

Por muy difícil que pueda resultar y por muchas razones que necesites recordar para saber por qué lo sigues intentando, recuerda que has avanzado, que estás avanzando y que por mucho que cueste siempre vas a sacar esa fuerza que te permitirá salir adelante. ¿Sabes por qué? Simplemente porque merece la pena. Merece la pena vivir tranquila, sin preocupaciones. Merece la pena aprender a disfrutar bien de los buenos momentos, haya o no comida de por medio. La vida va más allá. La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes. Y por muchos planes que la parte mala de tu cerebro, tu Rumpelstinski, haga, la parte buena sabe que se puede y seguirá luchando por conseguirlo. Porque un día no se "esté bien", no significa que el de mañana será igual. Siempre debes pensar que el mañana será mejor. Si hay algo que aprendí es que es de valientes levantarse tantas veces como se tropiece. Es necesario reconocer que todos los días no serán soleados, y que, cuando te encuentres perdido en la oscuridad y la desesperación, recuerdes que sólo en la oscuridad de la noche puedes ver las estrellas. Y esas estrellas te llevarán de vuelta a casa.
 
Tengo una amiga increíble, única, e irremplazable. Muy pocas veces me ha pasado esto, de cogerle tanto cariño a alguien en tan poquito tiempo, sentir esa especie de conexión que trasciende las palabras. Pero ella lo ha conseguido, consigue que se me caigan al suelo todas las máscaras tras las que me escondo a diario. Y no sé cómo lo hace, pero se lo agradezco y se lo agradeceré siempre, aunque me pelee cada vez que le doy las gracias. Por dedicarme palabras como las de esta entrada, por regalarme tantos buenos momentos, por hacerme sonreír y por arrancarme carcajadas. Por estar ahí a cualquier hora, y por creer en mí y ser mi ejemplo. 
Pasaros por su blog, que aunque ella diga que no, no tiene desperdicio:

4/4/12

Antes de ayer


Hay que ver
que antes de ayer soñábamos despiertos,
que cada noche nos íbamos a la cama
con un beso y un cuento. 

Hay que ver
que mientras jugábamos se detenía el tiempo,
se derretían los relojes
y el universo era nuestro.

Hay que ver
que con una simple rama nos volvíamos piratas,
y el mayor de los tesoros
lo escondía una piñata.

Hay que ver
que dibujando una rayuela alcanzábamos el cielo,
que nada era imposible
porque la vida era un juego.

Hay que ver 
que no nos importaba que nos vieran llorar,
que bailábamos sin complejos,
que no vivíamos escondiéndonos de los espejos. 

Hay que ver 
que antes de ayer no existía ningún problema
que no se solucionara 
con un simple "piedra, papel, tijeras."

Hay que ver 
que en nuestro pequeño mundo nada estaba prohibido
no había lugar para rencores,
no existían los prejuicios.

Hay que ver 
que los únicos monstruos se escondían bajo la cama
o quizás en el armario,
pero no bajo nuestra piel.

Hay que ver
que vivíamos minuto a minuto,
que no lamentábamos el pasado
ni planificábamos el futuro.

Hay que ver
que creímos que "para siempre" no acabaría jamás,
pero han pasado los años...
y antes de ayer quedó atrás.

¿Sabes? Siempre será antes de ayer en mi corazón.

3/4/12

Love her or hate her.

Nunca la verás calzando tacones ni llevando más maquillaje que algo de delineador negro y un pegote de rimel en las pestañas. Prefiere apurar un rato más entre las sábanas a levantarse temprano para peinarse, pintarse y arreglarse. Va por la vida en zapatillas y vaqueros, con los auriculares en los oídos, la melena rojiza al viento y las manos en los bolsillos. Le gusta pintarse las uñas de colores chillones, y no suele esconderse detrás de las gafas de sol. 
Es de esas personas que saben usar el humor como arma y como escudo, que se sacan de la manga chistes absurdos y harán lo imposible por arrancarte aunque sea una sonrisa minúscula. Pero luego, cuando se queda sola, llora como todos los demás hasta quedarse sin lágrimas.



No se le da muy bien relacionarse con el resto de los mortales, ni siquiera está segura de pertenecer a ese circo que llaman mundo. Cuando ve los telediarios no entiende por qué en Oriente Medio se matan a base de bombas si podrían solucionar sus diferencias tirando las armas y abrazándose todos.
No entiende de política, de crisis, ni de fútbol, no conoce a los concursantes de Gran Hermano ni se sabe la vida de Belén Esteban o de la vecina del quinto, pero tampoco le interesa. Le molestan las conversaciones banales. Prefiere callar y sumergirse en sus pensamientos, esos que nunca pronuncia en voz alta por miedo a acabar entre rejas con una camisa de fuerza. 
Si le das un libro se olvidará de que existe el mundo hasta que devore la última de sus páginas. Si le das una guitarra, pasará la tarde entera descomponiendo canciones y arrancando acordes de las cuerdas desgastadas. 
Dibuja compulsivamente en todos lados, canta en la ducha, sueña despierta y no sabe bailar. 
No le gusta la gente con muchas faltas de ortografía ni echarle azúcar al café. Detesta los espejos y los domingos. Ama la lluvia y el olor a lluvia. Le pierde el chocolate con nata. 
Es uno de esos seres poco corrientes que eligen el invierno antes que el verano, los días grises antes que los soleados, jugar en la nieve antes que bañarse en el mar. Pregúntale si prefiere el cine o la discoteca, un paseo tranquilo o irse de botellón, un juego de mesa o una partida a la videoconsola, y elegirá siempre la opción A. 
Algunos la consideran extraña, ella prefiere los términos "edición limitada" o "única en su especie". Cuando alguien la llama rara, sonríe y le dedica un cordial "es lo que hay, no tengo previsto cambiar". 
Así es ella. Puedes odiarla, puedes adorarla, puedes fingir ignorarla. Pero lo cierto es que si se cruza por tu vida, no te dejará indiferente.