25/1/12

De repente despiertas en medio de una pesadilla y descubres que él no está. Que te encuentras terriblemente sola. Perdida en la oscuridad y el silencio atronador de una noche de enero demasiado fría. 
Te ahogas entre las mismas sábanas bajo las que hicisteis el amor ciento trece veces. Cuando te devoraba con las pupilas, cuando reproducía melodías de Tchaikovsky con sus dedos sobre tu espalda, y sus orgasmos se enredaban en tus rizos. Cuando el mejor momento de cada día era abrir los ojos y encontrarlo junto a ti, enroscado en su lado de la cama, y besarle los párpados mientras aún dormía. Pero hoy te pierdes en un colchón vacío que sin él parece mil veces más grande. Darías cualquier cosa por sentir su cuerpo pegado al tuyo, por que te calentara los pies helados y trajera la primavera a la habitación. 
Miras hacia la ventana que siempre dejas abierta, por si una noche le diera por regresar, o por si su recuerdo decidiera escaparse igual que hizo él: para no volver. La miras deseando que aparezca, pero sabiendo que nada ocurrirá. 


Entonces desearías volver a sumirte en la pesadilla.

7 comentarios:

  1. Que triste es cuando se nos va aquella persona que tanto queremos, es tan doloroso.. Pero hay que pensar que con el tiempo todo puede mejorar!
    Me encanta como escribes :)
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Oish es una entrada muy tierna, me encanta!
    Besitos♥

    ResponderEliminar
  3. Perder a alguien es inexplicablemente doloroso. Pero conocer a alguien que aprendió a hacerte feliz, es muy bello. La vida tiene mucha fuerza! Hay que meterle :)

    ResponderEliminar
  4. La puta madre! que bien que escribis que bien reproducis lo que por momentos tengo ganas de decir, "sus dedos en mi espalda y sus orgasmos enredados en mis rizos" nono es genial genial♥ estaba esperando con ansias que subas algo y la verdad siempre me sorprendes un poco mas♥

    ResponderEliminar
  5. "cuando te devoraba con las pupilas" nono es GENIAL

    ResponderEliminar

Deja tu huella :)