30/10/11

Almas gemelas

Están situadas una frente a la otra, guardando una distancia prudencial, intentando contener el deseo de acercarse más. 
Ambas saben que la otra siente lo mismo sin necesidad de palabras, porque sus pupilas les cuentan la verdad a gritos.
Pertenecen a universos completamente contrarios,  aunque después de pasar tanto tiempo contemplándose en silencio a través de la ventana, ya ninguna tiene claro a qué lado pertenece. El mundo de cada una gira vertiginosamente en torno al mundo de la otra. Quizás por eso sienten una fuerza centrífuga invisible que las aleja sin piedad. Son exactamente iguales pero diametralmente distintas. Se atraen con el magnetismo de los polos opuestos, para luego repelerse con la furia de dos electrones enemistados.
Lo cierto es que se quieren con locura. Pero ninguna se atreve a dar el primer paso porque comprenden que su amor es tan imposible como prohibido. 
Se conforman con intercambiar sonrisas y miradas furtivas. Les encanta empañar el cristal y dibujar corazones palpitantes. Les gusta juntar las manos y aplastar las narices contra la superficie, imaginando cómo sería el tacto de sus pieles rozándose. Son bastante felices así...


Hoy, sin embargo, algo ha cambiado.
La chica de este lado está cansada de observar a su amante muda con un hambre voraz. Quiere atravesar la frágil barrera que las separa y anudar sus labios a los de ella sin que el frío vidrio se lo impida, y fundirse en un solo cuerpo, acariciarle la piel y aspirar el perfume de su cabello dorado. Alza la vista y clava la mirada en el par de ojos oscuros que tiene ante sí, buscando la aprobación de la otra. Ella le sostiene la mirada con una sonrisa seductora. 
Ya lo han decidido. 
Impacientes por sentirse, las dos levantan el puño a la vez y golpean el cristal con furia y pasión, con precisión y armonía, como si de una coreografía exhaustivamente ensayada se tratara. 
La superficie cede, rompiéndose con estrépito, dibujando el pánico y la confusión en los rostros de las dos amantes mientras sus mundos se despedazan simétricamente. 
Y se quedan solas, rodeadas de un espejo hecho añicos que las acusa de haber asesinado cada una a su alma gemela.




Por cierto, a alguien le apetece pasarse por mi otro blog??
Besos ♥

8 comentarios:

  1. Pero si no lo hubiesen intentado nunca habrían sabido qué habría pasado...

    ResponderEliminar
  2. Que linda historia :) te mando un beso grande princesa!

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito, y la fotografía me ha encantado.

    ResponderEliminar
  4. Es muy bonito, me ha encantado. : 3
    Ok, me pasearé por tu otro blog, pero tu paséate por este: unaestelaluminosa.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tus comentarios :)
    Y ya te tengo agregada al msn :)
    Te quiero,besitos :D

    ResponderEliminar
  6. Me sentí identificada vivo lo mismo

    ResponderEliminar

Deja tu huella :)