5/7/11

Pesadilla

¿Qué pasa? ¿Qué está ocurriendo aquí?
Todo a mi alrededor gira vertiginosamente, el mundo da vueltas sin descanso, segundo tras segundo, día tras día.
¿Dónde estoy? ¿Qué son estas sombras que me rodean? Esta extraña presencia que acecha, que intenta atraparme y juega con mi mente, que ahora me acaricia y ahora me abofetea.
La humedad, fría, trepa por las paredes, y las espinas se clavan en mis pies a cada paso que doy, y las enredaderas crecen intentando apresar mi cuerpo.
¿Qué sitio es éste?
Los gritos retumban en mi cabeza... ¿o son susurros?
Palabras que se mezclan unas con otras, formando frases incomprensibles, agrandando el vacío que se abre bajo mis pies.
El viento sacudió la calma, y convirtió todo en confusión. Y ahora se cuela entre las ramas de un viejo árbol moribundo, y parece pronunciar tu nombre en un silbido.
¡Por Dios, que alguien me despierte! Que alguien aparte estas garras de mi cuello, que alguien me libere de estas enredaderas... que se callen las voces que gritan, que se detenga el tiempo en ese reloj de arena que no hace más que estirar las horas eternamente.
Luz, quiero ver luz y sentir calor. Y no escuchar más que el silencio durante un rato largo. Quiero destrozar el reloj de arena y escupir todo el polvo que he tragado.
Quiero que el viento deje de hablar de ti, quiero olvidarte, ya es hora de que te vayas de mi cabeza para siempre.



-¡Lárgate de una vez, ¿quieres?! - grito, sin soltarte la mano.
Y tú esbozas tu media sonrisa y, haciendo ese gesto de superioridad que me gusta tanto y a la vez odio, me dices:
-Eres tú la que no me deja ir.
Es cierto. Te tengo la mano, la aprieto con fuerza porque eres lo único real en esta pesadilla. Y porque temo que, si desapareces, acabaré enloqueciendo. O, lo que sería peor, convirtiéndome en una de las siniestras sombras que susurran por aquí.
Pero espera.
No tiene por qué acabar así.
Yo inventé este lugar, y yo lo convertí en una pesadilla. Entonces, yo soy la que puede cambiarlo.
El viento se callará cuando deje de pensarte, se desvanecerán las sombras cuando ya no te necesite, se caerán las espinas cuando ya no dependa de ti.
Lloverá, y la lluvia borrará cualquier rastro que quede de ti, hasta la última huella... y despertaré de la pesadilla que lleva tu nombre.

9 comentarios:

  1. a veces la vida se convierte en una pesadilla,la mente es poderosa,tengo una entrada nueva i habla mas o menos asi del miedo,del miedo q nos da algunas situacuiones en la vida,no es facil escapar pero se puede,no ai q acostumbrarse de ninguna manera,sigue adelante q si se puede...besos!

    ResponderEliminar
  2. Las peores pesadillas son las que vives despierto, consciente de cada susurro espeluznante que ata esas sombras de las que hablas a nuestras almas. El miedo hay que vencerlo, o acabará venciéndote a ti. La fuerza para ganar está siempre latente.

    ResponderEliminar
  3. WAAAA

    que bien narrado!!!

    q teng<as un lindo dia
    TGe espero en mi blog

    ResponderEliminar
  4. Lo digo y lo re digo preciosa,me encanta como escribes ,la manera en que te expresas =) es verdad,aveces nosotros mismos creamos esos monstruos,pesadillas o jaulas en nuestro propio mundo,es dificil salir de ahi pero no imposibles.Con un poquito de fuerza de voluntad y con el tiempo verás que esas pesadillas desaparecerán,la vida no es de color de rosa,pero tampoco nos podemos empeñar en que nuestra vida es la peor,creo que hay que dejarse llevar un poquito por la vida y el otro poquito conducir nosotros.
    Un besito cariño y espero que estes muy muy bien =)

    ResponderEliminar
  5. Que buena descripcion, parece sueño mezclado con realidad, pero tu puedes detenerlo, es como despertarte de una pesadilla, me encanto la entrada, muy real
    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Una forma muy clara y muy real de como me he ido sintiendo estos días. Quizás tu pensamiento y el mío no tengan nada que ver, o sí. De cualquier manera, escribes maravillosamente bien.

    ResponderEliminar
  7. Mmaravillosa entrada, saludos hermosa!

    ResponderEliminar
  8. Me ha atrapado totalmente tu texto. A menudo pasa que esas situaciones en las que tu mismo entras te agobian día y noche y no quiere para nada dejarte tranquila. Al final, como has dicho, todo depende de nosotros, es difícil claro dejar algunas obsesiones cuando llevamos años cargando con ellas, pero no es difícil, al menos yo lo intento y de a poco esas sombras se han ido.

    Espero estés bien, tu relato ha estado muy bueno.

    ¡Besitos!

    ResponderEliminar
  9. Espero que todo de un giro de 180º
    porque además de pesadilla, la vida es sueño

    Un beso grande

    ResponderEliminar

Deja tu huella :)