9/12/10

Y él nunca vio su sonrisa


La vio apoyada sobre la barra del bar, compartiendo su copa con la soledad, fumándose el quinto cigarro de la noche. Enzarzada en una lucha por contener las lágrimas, su diplomacia contra su desesperación. La vio, y no pudo resistir el instinto casi animal que lo impulsó a sentarse a su lado, en un intento de apaciguar su soledad. Congelaba el tiempo con cada suspiro, jugueteaba nerviosa con un mechón de su larga melena negra, tragaba saliva con un inmenso nudo en la garganta. La vio morderse el labio inquieta, y habría dado su vida por verla sonreír.

La miró de reojo fijándose en cada detalle de su belleza sublime. En el irresistible lunar tatuado en su cuello, en el pegote de rímel de sus pestañas infinitas, en la melancolía que desprendía su mirada… y habría vendido su alma al diablo por una noche con ella. Por respirar su aliento y probar esos labios llenos de veneno, por besar su cuello con lujuria, por dibujar con sus dedos un corazón travieso sobre su vientre. Por enredarse en su cabello sedoso, por saborear sus orgasmos y verse reflejado en sus profundos ojos esmeralda.

Quiso romper el hielo con alguna frase.
“Perdona, ¿tienes hora?”
“¿Me prestas fuego?”
“Me suena tu cara, ¿nos conocemos de algo?”
Pero no, ninguna estaba a su altura. Ella merecía muchísimo más que eso. Quiso ofrecerle el universo entero, pero para qué iba a quererlo ella, si sus ojos brillaban más que todas las constelaciones juntas.
Siguió buscando la forma de hablarle, pero no halló valor para dirigirle una sola palabra.
Pasaron las horas y las oportunidades se agotaron minuto a minuto, copa tras copa, cigarro tras cigarro. Y todo lo que compartieron fue un largo silencio cargado de pensamientos que se desvanecían sin llegar a ser pronunciados.
El tiempo no espera eternamente.

No supo cuántas horas habían pasado cuando ella sacó la barra de labios de su bolso y garabateó algo sobre una servilleta de papel.
-Gracias por compartir esta noche conmigo- le susurró al oído, al tiempo que le entregaba la servilleta, para luego darle la espalda y marcharse con elegancia. Para siempre.
Un escalofrío seguido de un enorme vacío. Y el eco de su voz retumbando en sus oídos.
Lo dejó solo, sin un nombre, sin un número de teléfono, sin beso de despedida…
Tan solo con un corazón rojo pintado sobre una servilleta arrugada, un corazón como el que él quería dibujar en su vientre…
Más silencio. Y el retrato de su belleza sublime grabado a fuego en su memoria.
Más soledad, y el amargo sabor de los sueños que no llegan a cumplirse, quemándole la garganta.

Lectores, seguidores y gente curiosa que pasa por aquí:

Me encanta leer vuestros comentarios y ver lo que escribo os ayuda y que os sentís identificados, muchas gracias por tomaros el tiempo de comentar!!
Siento tardar en responder, los estudiantes me comprenderán jaja... pero aunque tarde, siempre devuelvo los comentarios ;-)

Por cierto, me faltan dos seguidores para llegar a los 100!!! Venga, quién se apunta?


15 comentarios:

  1. Historia de la vida real? pq me gusto mucho como lo describiste =)
    un beso,

    ResponderEliminar
  2. Nah, historia totalmente fantástica...
    Me alegra que te guste, un besito :)

    ResponderEliminar
  3. Chica, te has superado.
    Me ha encantado, de verdad.

    El final, sublime (:

    ResponderEliminar
  4. hola preciosa!
    solo poniendome al corriente
    la vdad me inspiraste para tomar mi bolso y salir rumbo a un bar
    una gran poetiza
    mil besos

    chao

    viol...

    ResponderEliminar
  5. aquí, una estudiante que te comprende :)

    el tiempo es una putada.
    y los bares el lugar ideal para ahogar las penas en unos grados de más...

    :*

    ResponderEliminar
  6. Una palabra sublime, me encanto sinceramente me encanto ademas lo imagine a todo fue tan de pelicula.
    Soy tu 99 ya llegas a los 100!
    Besitos y suerte (:

    ResponderEliminar
  7. dioooooooos es preciosa enserio, me ha encantado :D
    muchos besos guapa!

    ResponderEliminar
  8. hermosa historiaa.!! Tenia un tiempo qno te leia.! felicidades por tus seguidores ya tienes muchos =)

    Besos lunaticos

    ResponderEliminar
  9. Insuperable! Que bello desastre ocurrió esa noche para haber dejado escapar su sueño. Bellísimo texto. Felicidades por tus 103 seguidores

    ResponderEliminar
  10. muy bien escrito, me gusto mucho...
    =) un beso, te sigo, me pasare por aki de vez en cuando
    =)

    ResponderEliminar
  11. SIMPLEMENTE PRECIOSO!
    Tan real como la vida misma.


    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Me encantó tu relato! Hace un tiempo que te sigo. Hoy por fin, pude escribirte... Besazo! :)

    ResponderEliminar
  13. Una vez más me vuelves a impresionar con tus relatos. Te vas superando... Muchos besos desde Sevilla de una amiga tuya que cambiaría los scripts de Linux por escribir algo de una belleza parecida a como lo haces tú.

    ResponderEliminar
  14. Genial, inspirador, precioso! sin decir palabra lo autentico es mas palpito al espiritu, de tu autoria o de quien? saludos.

    ResponderEliminar

Deja tu huella :)