13/2/11

Ser, o no ser...




Y cuando consigo escapar de las garras de Ana, caigo en la trampa de Mía.

Y cuando me libero de Mía, Ana ya está esperándome.

Siempre están ahí, si no es una es la otra, pero no me dejan en paz.


Me cansa estar así. 
Qué puedo esperar de esta vida? Que puedo esperar de mi vida?
Los años que he pasado en este mundo, los he destruido poco a poco. Me he destruido a mí misma, y sin querer, he hecho muchísimo daño a mi alrededor. 
Sinceramente, puede haber algo mejor mañana?
Hasta ahora luché con todas mis fuerzas, peleé con uñas y dientes y dí lo mejor que tenía para salir adelante.
Hasta ahora logré mantenerme viva. A veces de pie, a veces de rodillas, a veces tambaleándome, pero viva al fin y al cabo.
Hasta ahora, siempre supe encontrar alguna esperanza a la que aferrarme para no hundirme, y cuando no la encontré, la inventé... Pero así como saqué fuerzas de la nada, las he perdido. Las agoté.
Hoy nada puede salvarme. 
Hoy no hay esperanza, hoy nada es suficiente para mantenerme a flote. Siento que tarde o temprano terminaré por irme a pique, que cualquier esfuerzo es en vano, que me ahogaré de todas formas. 
Que lo más sensato sería dejar de intentarlo, simplemente cerrar los ojos y dejarme caer.

Ser, o no ser?
Elijo no ser. Porque ya no soporto esta agonía tan lenta. Porque esta vida me viene grande, porque no encajo en este mundo. Soy una pieza de otro puzzle, un personaje de otro cuento. Aquí no hay lugar para mí.


Por una vez, voy a ser egoísta, voy a pensar en mi antes que en los demas.
No me llamen cobarde, porque no imaginan el valor que se necesita para tomar esta decisión y llevarla a cabo.


Es así de sencillo.
Tengo la salida ante mí, sólo debo alargar la mano y abrir esa puerta...
Tan sólo la muerte puede salvarme de mi vida.


Ja! Lo haré esta vez en serio? Tantas veces lo he dicho y ninguna lo he hecho...