31/8/10

Letras mojadas

Sentada en la playa, perdía su mirada en el horizonte. 
El color del mar se reflejaba en sus ojos. Sus pupilas parecían esforzarse para retener las lágrimas.

Pero ya había llorado demasiado. Se prometió a si misma que no iba a permitir que ese miserable siguiera haciéndole daño. No valía la pena.

Sacó de su bolsillo aquella carta que tantas lágrimas le había arrancado, y la volvió a leer por enésima vez.
Entonces, cuando hubo leído la última palabra, arrugó la hoja y la arrojó al agua, esperando que la marea la arrastrara al fondo del océano y se tragara para siempre sus recuerdos y sus errores.

4 comentarios:

  1. Hay que ser fuerte para lograr despojarse de los recuerdos.

    ResponderEliminar
  2. Pues ha hecho muy bien, que el mar decida!
    Un beso, bonito blog, tienes una seguidora mas!
    .M

    ResponderEliminar
  3. El agua borrará la tinta, y con ella se irán todos esos malos recuerdos.

    Confío en que ella será fuerte (:

    ResponderEliminar
  4. Es realmente precioso...y la foto es muy hermosa...

    Precioso!!!
    Un abrazo muy fuerte!!!!!

    ResponderEliminar

Deja tu huella :)